Adquirir un auto es una decisión trascendental. Elegir entre alquilar o comprar puede ser difícil si no tienes la información necesaria. ¡No te preocupes! Estamos aquí para guiarte y ayudarte con tu próxima gran adquisición de vehículo.

Comprar Un Auto

Para muchas personas comprar un automóvil es una de las compras más importantes, claro, ¡no es una inversión barata! Y gracias a este factor si no pagas el monto total en efectivo, normalmente se pide prestado a un prestamista de automóviles. Una vez que encuentres el vehículo que deseas comprar, debes encontrar un prestamista con quien trabajar para obtener el préstamo de automóvil que necesitas.

Cuando se financia un vehículo, generalmente se completa en unos pocos años. La mayoría de los plazos de los préstamos oscilan entre 48 y 84 meses. La cantidad que pides prestada se divide en pagos mensuales. Cuanto más financies, mayor será tu pago mensual, evidentemente.

Mientras pagas por el automóvil, tienes derechos de propiedad, al igual que el prestamista. Puedes conducirlo todo lo que quieras, personalizarlo, darle vueltas: ¡es tu vehículo! pero hasta que completes el préstamo, tu prestamista puede recuperar el automóvil si incumples o no haces tus pagos puntual y diligentemente.

Los pasos hacia el éxito

¿Cuál es la diferencia entre arrendar y comprar un automóvil?Para financiar un vehículo, primero debes encontrar un prestamista de automóviles. Muchos prestatarios van a una cooperativa de crédito, banco o al departamento de finanzas de un concesionario para obtener financiamiento y el préstamo se concede con el compromiso de pagar intereses sobre el saldo del préstamo. Generalmente, tu puntaje de crédito determina la tasa de interés. Si tu puntaje crediticio no es perfecto, es probable que pagues más cargos por intereses.

Adicionales, ambién hay algunos otros costos a considerar cuando compras un automóvil: debes prepararte para pagar el seguro de automóvil que suele exigirse que sea de cobertura total mientras esté bajo financiamiento, las tarifas de título y licencia, la tarifa de documentación del concesionario y un pago inicial. Todos estos montos pueden ser requeridos por tu prestamista.

Uno de los mayores beneficios de financiar un vehículo es que puedes obtener lo que se conoce como capital positivo o equidad positiva. La equidad es la diferencia entre la cantidad que debes por el préstamo y el valor en efectivo del automóvil. Si debes menos por el préstamo que el valor estimado por el que se vendería el vehículo, tienes capital positivo. Esta diferencia se puede aplicar a futuras compras de automóviles en forma de capital de intercambio cuando compres tu próximo vehículo, lo que se conoce en inglés como trade-in.

Además, los préstamos para automóviles que se informan a las agencias de crédito te brindan la oportunidad de reparar o aumentar tu crédito si te mantienes al día con los pagos.

Arrendar Un Auto

Arrendar un automóvil, lo que se conoce como lease en inglés, es un juego diferente y normalmente solo está disponible para prestatarios con buenos puntajes crediticios.

La mayoría de los arrendatarios buscan conducir un vehículo nuevo con un pago mensual menor. Un lease es completamente diferente de un financiamiento. En el lease solo pagas por el tiempo que tienes el auto, no por su valor total. La mayoría de los arrendamientos suelen durar de 24 a 36 meses, dependiendo de la empresa de arrendamiento y tus preferencias personales.

Una vez que obtienes la aprobación para el arrendamiento, los pagos mensuales se basan en la diferencia entre el costo capitalizado (costo máximo) y el valor estimado del vehículo al final del arrendamiento, esto más el factor monetario (la tasa de interés en un arrendamiento) , dividido entre el número de pagos mensuales. El costo del límite incluye el precio de venta negociado del auto, la cuota de adquisición, tarifas de título y licencia y la tarifa de documentación del distribuidor.

Una vez finalizado el plazo de arrendamiento, devuelves el vehículo a la empresa de arrendamiento. A menudo, también se te ofrece la opción de comprar el automóvil, y este precio también se establece con anticipación y se indica en el contrato de arrendamiento.

Si decides no comprar el vehículo, por lo general puedes retirarte una vez que hayas pagado la tarifa de cancelación. Sin embargo, si el automóvil tiene un desgaste excesivo o si supera el límite de kilometraje que se convino al inicio, es probable que se te cobre una tarifa adicional.

Diferencias Y Similitudes


Cuando compra un automóvil, su nombre aparece en el título del vehículo y el prestamista aparece como acreedor prendario. El diferencia clave cuando arrenda: Tu nombre no aparece en el título del automóvil.

Esto significa que normalmente no puedes utilizar ningún valor del vehículo como pago inicial en la próxima compra o arrendamiento de un automóvil. Sin embargo, algunos fabricantes de automóviles ofrecen incentivos a tu para que continúen arrendo con programas de lealtad y ofertas especiales.

Algunas addicionas diferencias:

  • Los autos arrendados tienen límites de kilometraje
  • Es posible que debas pagar un depósito de garantía reembolsable
  • Los pagos de arrendamiento son generalmente más bajos que financiar un vehículo

En ambos casos:

  • Debes pagar un seguro de auto de cobertura total, las tarifas de título y licencia y la tarifa de documentación del concesionario.
  • Un buen historial de pagos puede aumentar o reparar tu puntaje crediticio, ya que los arrendamientos se informan a las agencias de crédito.

Opciones de automóvil para prestatarios con mal crédito

Si tu puntaje de crédito no es impecable, es posible que no califiques para un contrato de arrendamiento. Muchas compañías de arrendamiento sólo aprueban a prestatarios con excelentes calificaciones crediticias. Sin embargo, hay muchos prestamistas para automóviles que trabajan con prestatarios con mal crédito.

Cuenta con Auto Credit Express para conectar con un concesionario cerca de ti que entienda tu situación y te ofrezca excelentes condiciones. Solo completa nuestro formulario en línea y déjanos hacer el resto.